CONOCEMOS A MARCIA MÜLLER, UNA MUJER DE CHAMAMÉ

Por Jesús María Ludi

Marcia Müller es una mujer que lleva el chamamé en la sangre, y lo demuestra en cada una de sus presentaciones en los escenario que ha visitado. Es una gran inspiradora de nuestra música tradicional, que hace que todas las generaciones la puedan conocer y disfrutar, logrando un objetivo importante, que lo que nuestros abuelos empezaron hace un tiempo atrás, por medio de ella, perdure en el tiempo, y hasta puedan escucharlo en otros horizontes.

Su Biografia

Ella nació el 10 de junio de 1977 en Campana, Pcia de Buenos Aires. A los 9 años de edad comenzó a andar los escenarios de la mano de su padre Alcides Müller, tocando la guitarra en el conjunto Inspiración Iverá. Años más tarde, ya radicada en la ciudad de Paraná, E. Ríos, su curiosidad la llevó a indagar y enamorarse del mundo de los acordeones. En 1996 comenzó su formación académica en la Escuela De Música, Danza y Teatro “C. Carminio”; en el estudio del canto lírico y guitarra. Posteriormente, inició los estudios superiores obteniendo el título de Profesora En Música.                                                                                                 

En 2011 inició sus estudios en la tecnicatura de Etnomusicología, en el Conservatorio Manuel de Falla, en la ciudad de Buenos Aires. Ha grabado con personalidades de la música folklórica y popular como: Rafael Amor, Monchito Merlo, Dúo Enarmonia, Nélida Argentina Zenón, Polito Castillo, Alcides Müller, entre otros.                                                                                                                                

Ademas, se ha desempeñado como docente de música desde el año 2005, pasando por todos los niveles educativos. En la actualidad, es coordinadora pedagógica del área de música del nivel medio de la escuela de música, danza y teatro “Constancio Carminio”,  UADER; como profesra de la carrera de acordeón y del profesorado de música en varias materias de dicha Universidad. En su carácter de compositora, se aboca a distintos géneros musicales, con una gran preponderancia en la música folklórica del litoral argentino. Muchas de sus obras forman parte de sus trabajos discográficos: “Chamameceando con Marcia Müller e Inspiración Iberá” (1998); “Sueño en alas de acordeón” (2001); “Siempre” (2012); “Gracias 30 años” (2017), “Mujer de Chamame” (2020).

Su disco Mujer de Chamamé
Marcia en el Programa Entre Dos Rios

Marcia en conversación con nosotros, nos dijo:

  • Marcia ¿Qué significa para vos el chamamé?
  • El chamamé para mí significa una filosofía de vida o una forma de vida. Creo que escuchó chamamé desde la panza de mi mamá, así que no sé cómo sería mi vida sin el. Mi papá siempre fue chamamecero, mis abuelos también lo tocaban; tanto por parte de mi mamá como por parte de mi papá. Este ritmo siempre se vivió en mi familia, en las fiestas familiares ha sido una recurrente, tanto para mí en las alegrías como en las tristezas, así que es una parte fundamental de mi vida.

  • ¿Qué fue lo qué sentiste la primera vez que pisaste un escenario?
  • La primera vez que pise un escenario fue acompañándolo a mi papá. No sé si tenía más sentimientos que sólo el nerviosismo de subir una vez más a un escenario, digo una vez más, porque ya lo había hecho en la escuela en los actos escolares, en donde transcurría mis estudios primarios en la ciudad de Campana (Provincia de Buenos Aires). Y fue ahí, en esa ciudad un 25 de mayo, que subí al escenario por primera vez a tocar, digamos, profesionalmente acompañar a mi papá. Fue una gran emoción porque fue todo una preparación, durante toda una semana, para poder subir por primera vez al escenario, y me sentí muy bien, tanto que creo que nunca me bajé por eso.

  • ¿Qué importancia tiene para la mujer de hoy, tocar un ritmo característico como el chamamé?
  • Creo que cualquier ritmo musical, y más que nada los folklóricos que están arraigados a la raíz misma de la cultura de la gente, a las costumbres a ser más íntimo de cada persona, que nos toca tanto a las mujeres como los hombres, no distingue un género. La importancia que tiene el ser dentro de una cultura, puede ser por ejemplo, tocar un chamamé. De hecho éste por medio de grabaciones, cantado por voces de mujeres, las instrumentistas creo que tardaron un poco más en llegar a la grabación, y digo llegar a la grabación, porque es de la manera que las podemos visibilizar. Hoy no podemos saber, pero mujeres músicas dentro del chamamé mujeres cantoras o cantantes, siempre hubieran. Es más, creo que por ahí dentro de una historia de la humanidad, que generalmente sabemos y contamos como con un sesgo de machismo, entendemos que no ha sido fácil para las mujeres abrirse camino, todavía no lo es. Sin embargo, creo que el chamamé estuvo conformado siempre por hombres y mujeres de igual manera que, los instrumentos en la poesía, en las melodías, en el baile y en tantas cosas que conforman este universo.

  • ¿Hay algún secreto para ejecutar un acordeón verdulera? ¿Qué consejo le darías a un joven qué quiere empezar a relacionarse con este instrumento?
  • El secreto para tocar cualquier instrumento, es tener la tenacidad de querer lograrlo, la convicción y la consecutividad, en la práctica hace que uno pueda lograr y descubrir esas cosas que necesita para tocar un instrumento. El acordeón verdulera puntualmente, es un instrumento con pocos recursos, porque no tiene todos los sonidos de la de la escala o del sistema dodecafónico, no tiene los 12 sonidos que existen para nosotros nuestra música tonal. Y eso hace que las restricciones, nos pongamos más creativos. Y con respecto a los jóvenes y las jóvenes que quieran tocar un instrumento, que se arriesguen a descubrir un mundo inmenso y maravilloso, que el estudio les puede dar muchas cosas. Pero hay que buscar dentro de uno ese sentir, esa esas ganas, esa pasión de querer hacer música con lo que tengan en la mano, y así van a encontrar el camino y van a saber. Quizás quieran ser luego músicos profesionales, quizás la música de la mano de un instrumento y los acompañe toda la vida, aunque nunca suban al escenario, no importa como sea. Pero relacionarse con un instrumento es algo muy saludable, es algo muy hermoso que cualquier persona cuando encuentra la relación con un instrumento se da cuenta que es algo único.

  • El día en que la UNESCO declaró el chamamé Patrimonio Cultural de la Humanidad ¿Qué lugar ocupa desde entonces este género musical en la sociedad?
  • El chamamé con la declaración de la UNESCO como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad, pasa a tener un lugar muy relevante en nuestra sociedad. Un lugar que a esta altura de la historia de la Argentina, sólo lo tiene el tango también y ahora con el chamamé. Y este es el único ritmo-danza vivo folklórico que tiene esta nomenclatura, de ser patrimonio. Creo que a partir de esta declaración, tiene una responsabilidad muy grande del mundo, como ritmo folclórico o de raíz folklórica de la República Argentina. En llevar un poco de nuestro lugar, de nuestra cultura, de nuestra patria, de nuestra gente a otras latitudes, quizás cercanas y quizás muy lejanas. Es un es un momento muy hermoso, después de un montón de ninguneos y destratos, que tuvo en distintos estratos y en distintos momentos de la historia del folklore de la Argentina. Hoy el chamamé, está en un lugar muy hermoso, que creo realmente se merece por un montón de cosas, que se han ido exponiendo ante la UNESCO, y ellos mismo así lo creído pertinente, declararlo como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad.

  • Marcia ¿Qué escenarios recorriste?
  • Recorrí muchos escenarios, mucho diría, en estos más de 30 años que llevó de aquel primer escenario con mi papá cuando tenía 9 años. Cada uno tiene un significado y uno lo atesora en el corazón, a veces no está relacionado con grandes magnitudes de gente o de público. A veces un escenario en Puerto Sánchez en la costa del río y con la gurisada del barrio escuchándome, es lo más hermoso que me puede pasar en una actuación. Después escenarios de otras latitudes, el anteaño pasado, en 2019, pude estar en Colombia, en un encuentro de vallenato femenino, en donde había muchísimas mujeres músicas acordeonistas y cantantes, haciendo la música de su tierra, y también, intercambiando culturalmente con el vallenato de este ritmo de la parte de Valledupar, Colombia. Cada escenario nos deja algo, cada momento recorrido es una gran anécdota para un músico. He estado en distintos lugares de nuestra provincia, he recorrido bastante del país ha llegado, hasta el Sur hasta Río Gallegos, también he tocado en Misiones. Todavía no tuve la suerte de ir para el lado de Salta, de Jujuy por ahí, pero seguramente ya estaré yendo. Sin lugar a dudas, la Fiesta Nacional del Chamamé en Corrientes. Quizás fue un antes y un después en mi carrera, porque representa una gran vidriera para todos los chamameceros, y es una fiesta que la verdad la quiero mucho.

  • Nos podrías hablar un poco de Alcides Müller, tu papá
  • Mi papá es mi primer maestro en la música, si se quiere. Con él recorrido muchos años de mi primer parte de mi carrera musical. Hoy en día, siempre que nos encontramos estamos musiqueando. Es creó un etnógrafo natural, un investigador innato de todo lo que tiene que ver con el folklore del litoral. Tiene una memoria de oro, se acuerda mucho de las fechas, de los nombres, de las agrupaciones, datos de cómo eran los acordeones, o qué acordeón tenía fulano de tal o que tocaba. El retiene muchísimo toda esa información, y por el bueno hemos podido rescatar un montón de melodías que tocaban mis abuelos de Tanguitos Montieleros, que no están escritos ni grabados en ningún lugar. Un día, por ejemplo, se levanto de dormir una siesta y fue y agarró el acordeón, y me dice: “Soñé con este tanguito que no me acordaba que lo tocaba Elena mi abuela. Y entonces, empezó a tocar el Tanguito Montielero, y le digo: -¡Papá! no me digas nunca más que tenés problemas de memoria. Después es un gran melodista, tiene muchísimas melodías, le encanta componer  ritmo de tanguito, de vals, de rasguido doble. Es un caminante de la música y un trabajador incansable de la cultura del litoral.

  • ¿Qué comentarios hacen los alumnos al tener una docente tan importante como vos?
  • Bueno no sé si te si soy tan importante, capas que algunas personas me ven con una importancia que para mí no están asi, yo sigo siendo la Marcia, como digo siempre. Pero mis alumnos, a veces no saben de mis actividades profesionales, algunos si y otros no, por ahí los que manejan las redes se van encontrando con cosas, van descubriendo cosas de videos, de actuaciones mías, y demás entonces, como que ahí se jactan que hay una carrera profesional. Por el otro lado, de la docencia en mi persona y me causa mucha gracia, pero bueno en el buen sentido. Cuando ellos descubren con la admiración que me vieron en la tele, y esa señora que está viendo la tele tocando el acordeón es la profe de ellos. A veces me llaman y me dicen: -Profe, pero te vi sos famosa, estás en la tele. Y me causa muchas gracias y nada me alimenta mucho la alegría. Y bueno, hace un poco más el nexo con los alumnos, es un nexo lindo que tenemos que tener de amor para aprender juntos, porque ambos aprendemos siempre, el estudiante y el maestro siempre aprende.

  • Los interesados ¿Dónde pueden conseguir su material discográfico?
  • Para aquellos que quieran escuchar mi material discográfico, lo pueden hacer en las plataformas virtuales Spotify, Deezer, YouTube, Pandora y otras más. Las más típicas acá en la Argentina son esas tres primeras qué nombres. Alli encuentran todos los discos. Si no se pueden se pueden comunicar también conmigo en mis redes sociales, en mi Facebook: Marcia Müller, en mi Instagram: Marcia Müller oficial, y dejarme un mensajito a mi correo electrónico: marciavaninamüller@gmail.com o comunicarse al 343-5346624. Hay un montón de canales de comunicación, obviamente, trabajamos porque somos un equipo de gente que estamos en este proyecto, trabajando en forma independiente, los llevamos en mano o lo enviamos por correo al disco que quiera. Vamos a estar muy gustosos de responderles y de hacerle llegar el material.
Marcia en el Festival Nacional del Chamamé 2020

En relación a los interesados que desean aprender y conocer el acordeón verdulera, Ella nos aporto:

  • Aquellos chicos que estén queriendo aprender o quizás personas, no sólo los chicos sino mucha gente adulta que han intentando estudiar, o en este momento les está dando las ganas de explorar el acordeón. En mi canal de YouTube Marcha Müller, hay tutoriales para que puedan indagar y recorrer un poco el mundo del acordeón verdulera, acordeón de dos hileras y 8 bajos. Y así en ese canal, también van a tener algunas novedades que van a estar surgiendo con respecto a mí más reciente disco “Mujer de Chamamé»

Alcedes Müller, el papá de Marcia, interprentado algunos temas