«EL CANTO QUE ENCANTA A TODOS LOS ENTRERRIANOS», CONOCEREMOS A NUESTRAS AVES

Los invito a realizar un viaje inolvidable al conocer a las aves de Entre Ríos

Ellas cantan en libertad y toda la naturaleza las escucha, son la señal más clara de amor que existe en la creación, porque sus melodías llegan a todos los nobles corazones que las quieren admirar en silencio, dotadas de un tiempo sin fin, donde se muestra como Dios trajo a la existencia, un mundo hermoso y perfecto, que se refleja en estas inofensiva criaturas, que sobrevuelan los cielos como ángeles, invocando la paz en todos los puntos cardinales de la Tierra.
Podrás poner música para escuchar, podrás ir al teatro o un concierto para distraerte y relajarte. Pero ellas te ofrecen todo eso y muchos más, gratis, sin pagar un solo peso, ya que son parte de esa sinfonía armónica natural que está presente en la copa de los árboles y cantan con todo el amor del mundo para nosotros.
Por eso, queridos amigos, cuidemóslas. Nos alientan todos los días desde ese riconcito que no vemos en una rama escondida por ahí perdida en el bosque, pero que nos acompaña y no llenan el alma de alegría
Adoremos y respetemos este tesoro y legados que la vida nos ha regalado, porque ellas también son hermanas nuestra que cada vez que estamos caídos, con su canto nos dicen: -¡Dale! ¡Seguí adelante vos podés!

Por Jesus Maria Ludi

Las aves y su importancia en el territorio provincial segun los expertos

Avistamiento de 20 de las 278 aves de la Provincia de Entre Rios

Como el proximo 10 de octubre es el Día Internacional de las aves,
la bióloga María Elena Zaccagnini, quien junto a un grupo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) realiza desde 2000 un monitoreo de las aves en la región pampeana central, cuenta Cómo es su hábitat y su vida en el suelo entrerriano:
«En Entre Ríos son más de 230 especies las que se pueden observar. Dentro de ellas hay un elenco de aves que representan grupos funcionales y que tienen diferentes roles en el sistema ecológico. Algunas se alimentan de semillas y luego las dispersan y eso hace que se reproduzcan las plantas, ya que de otro modo no germinarían porque necesitan que pasen por el tracto digestivo de las aves. También son polinizadores, al igual que las abejas y otros insectos».
Asimismo, señaló: «Hay aves que son insectívoras y otras mixtas, es decir que comen semillas pero también insectos, sobre todo en épocas reproductivas, porque las hembras necesitan proteínas animales para el proceso de alimentación de pichones. Otras son carnívoras y capturan animales vivos, como lauchas de campo y demás. Y están las que son carroñeras, que se dedican a comer animales muertos; decimos que son las saneadoras del ambiente porque cumplen un servicio fundamental al consumir material animal muerto, que muchas veces significa un foco de proliferación de bacterias y de virus que pueden ser peligrosos y generar enfermedades en otros animales y en los seres humanos».

La experta sostuvo que las aves son uno de los grupos de vertebrados más numerosos e importantes que integran la biodiversidad. «Cumplen roles funcionales muy claros en los sistemas terrestres y acuáticos», expresó.

También se refirió al impacto de los desmontes en sus poblaciones: «Hemos notado una disminución de algunos grupos funcionales, como aves insectívoras y rapaces y algunas especies en particular precisamente por efecto del cambio en el uso de la tierra. Se ha perdido heterogeneidad ambiental y hábitat dentro de un mismo paisaje, eso las afecta notablemente, y se ha notado un incremento de la diversidad de especies en los pueblos, lo cual muestra que hay espacios urbanos que se han convertido en un refugio para las que han perdido su hábitat en el ámbito rural», dijo, y agregó: «Desde este punto de vista es muy importante tratar de hacer agricultura pero manteniendo ciertos rasgos del paisaje original, y si se desmonta que no se haga tala rasa, sino que se dejen partes bajos sin desmontar, con bosques residuales. Esas medidas de manejo contribuyen a la conservación de las aves, ya que notamos que de este modo se pueden mantener las especies, y aunque baje su abundancia por lo menos se conserva la biodiversidad. Cuando más biodiversidad haya, más ricos son los procesos biológicos que hay en el ecosistema y muchos de ellos tienen un alto impacto en la vida humana y hay que tomar conciencia al respecto».

Avistajes

Griselda Urich es una de las guías de la Reserva Natural Parque San Martín, cerca de La Picada, donde desde Paraná y alrededores llegan grupos que habitualmente se forman para hacer avistajes de aves y contó que en el lugar habitan unas 200 especies, entre las migratorias y las que viven en la zona de manera permanente. Si bien los binoculares ayudan a lograr mejores resultados, hay otras consideraciones a tener en cuenta: «Los mejores horarios para hacer avistajes de aves son temprano a la mañana y antes del atardecer. La época más activa es durante la primavera y el otoño, que es cuando migran las aves y mayor número de especies pueden observarse», señaló.

Guillermo Soldini es uno de los participantes de los avistajes, comentó: «Acá se puede ver un cuarto del total de las especies que hay en el país», y destacó la experiencia. A su vez, recomendó desistir cuando hay viento, ya que en ese entonces las aves no suelen volar para ahorrar energía y no se las puede ver tan fácilmente».

En tanto, Zaccagnini expresó: «El avistaje de aves tracciona mucho las emociones de la gente por su belleza estética. Hay especies donde no se distingue entre macho y hembra, pero en otras los machos tienen una belleza inigualable porque necesitan atraer a la hembra para procrear». A su vez, mencionó: «El canto de las aves es un mecanismo de comunicación entre ellas y sirve para detectar su presencia e identificarlas si uno no las puede ver, y también tiene una belleza muy interesante. Pero desde el punto de vista biológico es específico y algunas especies incluso tienen la capacidad de imitar a otras para confundir a sus predadores».

Fuente: diario uno