«Ser solidario es, en su esencia, ser desinteresado»

Escritores de la región

Hoy conoceremos a Silvia Guilleron

Por Jesús María Ludi

Por Jesús María LudiEs una escritora de la ciudad de Paraná, que dependiendo de sus tiempos tuvo la oportunidad de estar en el exterior; por espacios de sumados, rondaran los tres años.

Es una escritora de la ciudad de Paraná, que dependiendo de sus tiempos tuvo la oportunidad de estar en el exterior; por espacios de sumados, rondaran los tres años.

Su actividad laboral la desempeño, casi durante 32 años, en el área de la niñez y adolescencia.

Además, obtuvo en su época de estudiante, algunos certificados que la denominaron como profesora de lengua y literatura italiana. Como profesora de francés, como técnica contable, y dejó inconclusa la carrera de psicología.

Además, nos muestra su lado solidario y el por qué es bueno llevar a cabo esta actividad que hoy más que nunca necesitamos de todos para salir adelante.

También, nos comparte algunos de sus escritos para que podamos dejar volar nuestra imaginación.

En conversación con nosotros nos dijo:

¿Cómo fue que empezaste escribir?

Surgió como algo natural, siendo niña, entre los 9 y 10 años. Tal vez porque era muy lectora y a la vez mi imaginación volaba, empecé a escribir cuentos y poesías. Obviamente con la faltante de los conocimientos literarios que se fueron sumando con el correr del tiempo

¿Qué sentimiento es el que frecuentemente te lleva a contar una historia? ¿Porque?

 Los estímulos para escribir surgen de la cotidianeidad, de vivencias de otros que llegan a mí, o propias

¿Puede ser que formes parte de una Asociación llamada Sumando Voluntades? ¿Nos podés contar de qué se trata?

Asociación Sumando Voluntades es una ONG, que surgió hace 15 años, para poner en ejecución, a través de una Residencia Socio Educativa, un proyecto para trabajar la problemática de la maternidad adolescente con derechos vulnerados. Desde su creación y durante 14 años, fui la directora de esa Residencia y hoy continúo apoyando ese proyecto desde la Comisión Directiva de la Asociación.

¿Qué te llevó, a vos Silvia, ser solidaria? ¿Hay algo que nosotros desconocemos del significado de la acción de ayudar?

Un poco el ejemplo familiar con el que crecí y el hecho de percibir desde chica muchas cosas que consideraba injustas, fueron el inicio de un camino que se transita por la convicción de justicia e igualdad y la empatía con las situaciones de vulnerabilidad del prójimo.

Ser solidario es, en su esencia, ser desinteresado y esto lamentablemente no siempre se cumple en las acciones solidarias; detrás de ellas, generalmente hay una espera de algún tipo de devolución, pero la verdadera solidaridad es ayudar a alguien sin recibir nada a cambio y sin que nadie se entere, de ser posible.

Tengo entendido que raíz de esto has podido viajar a algunos países de Europa ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Alguna anécdota que nos quieras contar?

Siempre digo que en ese sentido soy una bendecida, porque a raíz de trabajos voluntarios que he realizado, pude conocer países de Europa y cosechar amistades increíblemente bellas. Se suma a esto el intercambio de voluntariado internacional que desde 2012, inició la Asociación Sumando Voluntades, recibiendo jóvenes de entre 18 y 30 años de edad, como colaboradoras en la Residencia Socio Educativa. Esto implicó poder llegar a India el año pasado, con todos los gastos pagos, para un encuentro de trabajo entre todas las instituciones integradas en este proyecto de voluntariado.

¡Anécdotas tengo tantas!, De las más recientes, en el viaje a India, la primera fue la odisea que pasamos para llegar a destino. Nuestro viaje iniciaba el 15 de marzo desde Bs As, para llegar a Bangalore el 17 por la tarde. Trayecto Buenos Aires- Madrid- Nueva Delhi – Bangalore. Por esas cosas de la vida y los conflictos entre naciones vecinas (India – Pakistán), llegadas al primer destino, fuimos a realizar el checking para continuar hacia el segundo. Nos encontramos con que ese vuelo y todos los de la compañía Airindia estaban cancelados. Conseguimos que nos ubicaran en uno de Lufthansa al día siguiente. Primera noche dormir en los duros bancos de Barajas. Al otro día, dejando atrás el disgusto del primer momento, partimos hacia Francfort y desde allí con escala de 2 horas, finalmente sería hacia Nueva Delhi y posteriormente a Bangalore, dónde arribaríamos el lunes 18 cerca del mediodía, perdiendo media jornada del encuentro al que íbamos. Pero los inconvenientes siguieron, Llegadas a Alemania, nuevamente vuelo suspendido, en Delhi igual, resultado: llegamos al destino final el día martes 19. Lo bueno de la odisea, fue que conocimos unos hoteles de lujo, en los que nos fueron alojando  en espera de la salida de los siguientes vuelos, a los que nunca habríamos accedido por cuenta propia

¿Editaste algún libro o participaste de alguna antología?

Libro propio no he editado y no se si lo haré algún día; pero sí mis trabajos están plasmados en tres muestras de Autores Paranaenses, en ocho del

Grupo Literario Brotes Del Alma (2012/19), en algunas revistas literarias, en Opúsculos editados como resultado de algún concurso donde han sido premiados y en mi perfil de facebook

¿Te gustaría compartirnos algún escrito?

Claro, te dejo aquí un cuento y una poesía.

EQUIVOCACIÒN

Miró el reloj, eran las 16.30 hs. La incomodidad comenzaba a notarse en ella. El micro que debía tomar ya llevaba media hora de atraso.

Cada lunes era una odisea, lo que en realidad debía ser lo más natural y normal en su vida; viajar desde Victoria a Paraná, siempre con el mismo servicio y mismo número de asiento ya  que adquiría  pasaje anticipado para todo el mes.

Sin embargo, cada vez que subía al colectivo de turno iniciaba una nueva aventura. Esa tarde parecía que todo se complicaba; necesitaba llegar a horario a destino. Tenía un evento literario con visitas importantes.

Un tic nervioso se había apoderado de ella. A cada momento doblaba su brazo izquierdo a la altura del codo, mientras sus ojos se clavaban sobre la muñeca. Desde allí el reloj le mostraba cómo los minutos pasaban y el micro en el que debía partir ni siquiera estaba en la plataforma.

Decidió reclamar en la ventanilla de la empresa correspondiente. Su voz se notaba cargada de enojo por la irresponsabilidad a la que era sometida.

El empleado la dejó descargar su contrariedad, para responderle luego con amplia sonrisa y tono muy amable que ya estaba solucionado el inconveniente al que se refería.

El coche la esperaba en el lugar de partida, dónde los demás pasajeros habían iniciado el ascenso al mismo.

Giró sobre sus talones, aún ofuscada porque sintió entre burlona y sarcástica la respuesta del joven de la ventanilla.

¡Una hora de atraso!, llegaría muy tarde al encuentro concertado.

Subió al colectivo y apenas superados los escalones dio un grito que dejó helados a los pasajeros que ya se habían acomodados en sus asientos.

  • ¡Ese asiento es mío!, hace un mes que lo tengo comprado; ¡ese asiento es mío! – le repetía al hombre que lo ocupaba, ya con los ojos desorbitados.
  • ¡Ese asiento es mío!- terminaba de reclamar irritada, cuando el chofer del micro

le solicitó el pasaje , haciendo lo propio con el otro usuario. Una vez controlados ambos, entregó el suyo a la mujer y observó con voz grave:

  • Señora, su pasaje es para el coche que está en la otra plataforma.

                                                         

ERRANTE

Un quejido alado de tus sombras

basta para arrogar

la quietud del hastìo

y desafiar en el desierto

tanta insertidumbre de delirios.

Has recorrido tu egoìsmo

con la cruz de tinieblas en andas,

desmembrando anhelos

con el cincel de tu palabra

Y asì, en la visagra de la vida

encandeces tu ceguera

y se libera el alma

¿Cómo hacen los interesados para contactarte?

Pueden hacerlo dejando un mensaje en mi perfil de Facebook (Silvia Guil)

E mail: silgui58@gmail.com

Los libros de Silvia

Los libros de Silvia